viernes, 31 de julio de 2009

Mar

1 comentario:

Mari Carmen dijo...

Por un mar, más apacible, me dejaría yo mecer. Dichosos los que pueden tenerlo cerca, aunque a veces se encolerice y se vuelva gris por el enfado.

Buen domingo :)