viernes, 6 de febrero de 2009

Mala no, malísima!!

1 comentario:

Mari Carmen dijo...

Ah, mi señor, ¿acaso es ella la culpable de parecer tan hermosa y, sin embargo, ser tan execrable?

Si el hombre no tuviera el vicio de buscarlas, de guisarlas, de comerlas y saborearlas, ella, sombrillita desplegada, tan graciosa y tan coqueta, tan sólo sería... una simple y vulgar seta.

Buen fin de semana ;)